ANVIPED_Asociación_Nacional_de_Víctimas_de_los_Profesionales_del_Estado ANVIPED_Asociacion_Victimas_del_Estado_de_Derecho_Facebook

ANVIPED_deutsch_Asociación_Víctimas_del_Estado_de_DerechoANVIPED_english_Asociacion_Victimas_del_Estado_de_DerechoANVIPED_espanol_Asociación_Víctimas_del_Estado_de_Derecho
 

Corrupción sistema judicial

Elena Vicente, presidenta de ACCORS (Asociación Contra la Corrupción y por la Regeneración Social), cree que la corrupción en España "es sistémica y afecta a todos los ámbitos".

Lógicamente sólo puede existir corrupción sistémica por la disfunción del Estado de Derecho producido por la corrupción sistémica del sistema judicial.

"La madre de la corrupción está en el poder judicial" (Ex Juez Elpidio Silva en 2013)

Es útil reconocer la existencia de la corrupción judicial. Porque nadie puede vivir ocultándose la realidad. Pero también porque sólo desde ese reconocimiento se pueden instrumentar mecanismos de prevención y de Represión.(Juez Antonio Seoane García).

Los Magistrados del Supremo están comprados por los partidos políticos(programa televisivo Al Rojo Vivo de La Sexta, 15-2-2016)

El sistema judicial arrastra las malas prácticas de la dictadura franquista, incluyendo la opacidad y la inpunidad de las autoridades judiciales corruptas, acrecentadas por la politización de la justicia en 1985 y la baja calidad legislativa (malas leyes). Por ello, se puede decir que el sistema judicial (policial/judicial/ministerial) es mafioso en términos populares, corrupto en términos mediáticos y presuntamente criminal en términos judiciales.

El informe del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), publicado en 2014, sobre la corrupción parlamentaria y judicial española es contundente sobre la corrupción del sistema judicial español. 

MANIFIESTO
SOBRE LA CORRUPCIÓN ESPAÑOLA con documentación (PDF)

Las estadísticas judiciales son esclarecedoras, en los últimos informes del CGPJ, sobre 2013, se dice lo siguiente

  • Asuntos resueltos en todas las jurisdicciones: 8.875.557
  • Asuntos resueltos en la jurisdicción civil: 1.814.394
  • Asuntos resueltos en la jurisdicción penal: 6.392.637

Jurisdicción civil:

  • Procedimientos ingresados por juez: 623,9
  • Sentencias por juez: 178,4
  • Procedimientos desestimados por juez (cálculo de cifras anteriores): 71,40 %
  • Procedimientos civiles desestimados (cálculo de cifras anteriores): 1.295.580

Jurisdicción penal:

  • Procedimientos ingresados por juez: 2.277,8
  • Sentencias por juez: 258,2 %
  • Procedimientos desestimados por juez (cálculo de cifras anteriores): 88,66 %.
  • Procedimientos penales desestimados (cálculo de cifras anteriores): 5.667.712

La mayoría de los conflictos que judicializamos son desestimados sin llegar a sentenciarse. ¿Hemos tratado de engañar a los juzgados en estos 7.663.292 casos civiles y penales? o por el contrario: 

Estas estadísticas evidencian que la mayoría de los abogados, fiscales, jueces y magistrados actúan de una forma corrupta y presuntamente delictiva

La actividad de los profesionales del Estado de Derecho (fiscales, jueces y secretarios judiciales; abogados, procuradores y sus colegios profesionales; personal que atiende las reclamaciones patrimoniales en el Ministerio de Justicia y en el Ministerio del Interior; y cuerpos policiales) está descontrolada porque sus irregularidades y actuaciones delictivas son encubiertas, sistemáticamente, por sus jefes o por quienes tienen la obligación de su gobierno o del cumplimiento de un código deontológico que casi nadie cumple. Esta impunidad y actitud de encubrimiento, generalizada en todas las instituciones españolas, impulsa y fomenta la corrupción sistémica de estos profesionales del Estado de Derecho, igual que sucede en el ámbito de la política, haciendo disfuncional el sistema judicial. En esta situación, la mayoría de los profesionales del sistema judicial tratan de encubrir la corrupción y de beneficiarse de quienes acudimos a la vía judicial, convirtiéndonos en víctimas de los profesionales del Estado de Derecho, por lo que debemos tomar todo tipo de precauciones; por ejemplo, con las asociaciones ilícitas entre abogados y procuradores para estafar a sus clientes, unos delitos flagrantes que los fiscales, jueces y magistrados encubren sistemáticamente, igual que hacen los colegios de abogados y los colegios de procuradores.

En este estado de corrupción sistémica, quienes somos atropellados por alguna autoridad del sistema judicial, cuando reclamamos nuestros derechos nos convertimos en enemigos del sistema judicial y todas las instancias, no sólo judiciales, utilizan su poder institucional para actuar contra nosotros de una forma ilegal y descarada, falseando los hechos y los contenidos de la propia documentación policial y judicial.

La disfunción estructural del sistema judicial queda descrita en el informe sobre la corrupción parlamentaria y judicial en España del GRECO (Grupo de Estados contra la Corrupción), publicado en 2014, y disponible en www.coe.int

Respecto de la jurisdicción penal, en la mayoría de los casos, los fiscales, jueces y magistrados (jueces de tribunales superiores, incluyendo las audiencias), no actúan conforme a Derecho, pero ya se ha convertido en una práctica encubierta por todo el sistema. Lógicamente, el encubrimiento del denunciado es un delito por lo que la mayoría de los denunciantes (¡y sus abogados!) deberían denunciar a los fiscales, jueces y magistrados que intervienen. Es evidente que ninguno de ellos, incluyendo a los abogados, representan la Ley por lo que... 

el Estado de Derecho español es disfuncional

Es público y notorio que una de las principales características del sistema judicial es la opacidad y la impunidad que fomentan la corrupción que siempre termina siendo sistémica, es decir, que al extenderse no permite que los miembros del sistema se queden al margen de ella. La corrupción sistémica acaba originando actuaciones delictivas que al extenderse no permite quedarse al margen de ella, convirtiéndose todos los miembros del sistema en presuntos delincuentes.

Dinámica del sistema judicial. La opacidad y la impunidad crean corrupción ésta acaba siendo sistémica, convirtiendo a todos sus profesionales en presuntos delincuentes

 

NO ESTÁS SOLO, CUENTA CON ANVIPED

¡ Otro mundo es posible !

(y necesario)

Yes, We Can - Sí se puede

ANVIPED STOP  

 

 

© 2016 ANVIPED - Todos derechos reservados.    |    Asociación Nacional de Víctimas de los Profecionales der Estado de Derecho (Inscrita con el Nº Nacional 606555)